LOS COSTES DE LA DESIGUALDAD

Standard & Poor’s Financial Services, acaba de publicar un informe sobre el incremento de la desigualdad (The current level of income inequality in the U.S. is dampening GDP growth..) en Estados Unidos y sobre como esto perjudicará su crecimiento y el desarrollo en un futuro próximo.

El crecimiento de la desigualdad se traduce en las siguientes consecuencias:

– Menor crecimiento. Según Standard & Poor’s, demasiada desigualdad de ingresos aumenta las presiones políticas, desincentiva el comercio y la inversión. También, reduce la movilidad social y produce una fuerza de trabajo menos educada que no puede competir en una economía tan cambiante y tan global como la actual. Esta combinación de efectos secundarios  reduce el crecimiento potencial de la economía.  del PIB estadounidense para los próximos años desde una media del 2,8% hasta el 2,5%

La población con menos ingresos es la que más propensión al consumo tiene en épocas de bonanza económica y la que más restringe sus gastos cuando la economía va mal. Mejorando los ingresos de quienes menos ganan se conseguiría reducir la brusquedad de los ciclos económicos. Tanto los momentos alcistas como los bajistas.

– Reducción de la fuerza de trabajo más formada. Está claro que una de las razones de la desigualdad de ingresos está en las diferencias educativas. De esta manera, un niño nacido en una familia pobre tiene una probabilidad del 45% de seguir siendo pobre cuando sea adulto. Con educación superior, esa probabilidad baja hasta el 16%. Visto de otra manera, un niño nacido en una familia perteneciente al 20% de la población más pobre tiene sólo una probabilidad del 5% de convertirse en un miembro del 20% más rico. Pero, con educación, esa probabilidad aumenta hasta el 19%.

 Sin embargo, la falta de recursos en un sector creciente de la población impide el acceso a la universidad en los hogares de menos renta. Ello está teniendo un efecto pernicioso en la economía: el crecimiento de trabajadores de elevada cualificación se ha estancado y es menor al de otros países de su entorno, lo que reduce la competitividad de la economía americana. Un 43% de los jóvenes americanos de entre 25 y 34 años tenían una licenciatura universitaria en 2011, frente a más de la mitad de Canadá, Japón y Corea.

– Problemas fiscales. Una desigualdad extrema, como ésta a la que estamos llegando, no sólo afecta al crecimiento. También es negativa para el crédito, para la sostenibilidad fiscal de los Estados. Y eso que, como destacan los expertos de S&P, cada vez las estructuras impositivas de los Estados son menos progresivas. Los salarios bajos aportan menos al fisco, tanto directamente como de manera indirecta, es decir, vía consumo, vía IVA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s