ESTRÉS EN ENSEÑANZA SECUNDARIA

El sindicato UGT ha promovido el estudio Estrés en el sector de Educación Secundaria, cuyos autores son Fernando Álvarez, Ana Néjar, Mª Gracia Porras y Fátima Ramírez.

Es este un viejo problema que viene agravándose en parte por las condiciones  generales del entorno, pero también por la falta de percepción social, que mayoritariamente identifica sólo una parte de los riesgos laborales que se producen en los sectores productivos nacionales.

Así no extraña que del estudio se deduza que casi un 50% viva situaciones de estrés, y que en muchos casos la situación termine desencadenando una espiral de bajas laborales cuya causa viene por la aparición de problemas físicos y psíquicos.

Según la percepción del profesorado, las principales causas de estrés en el colectivo están relacionadas con el comportamiento del alumnado, un apartado en el que se incluyen insultos (28,80%), desconsideraciones (23,47%) o presenciar agresiones entre los estudiantes (25,78%). También destaca el estrés que siente el profesorado por la falta de apoyo de las familias de los alumnos a la hora de gestionar situaciones disciplinarias (29,6%), el excesivo número de alumnos por clase (25,24%) y “enseñar a personas que no valoran la educación” (23,2%).

En un segundo nivel se encuentran factores como mantener la disciplina al impartir clase, hacer frente a los alumnos “que intentan probarte para ver hasta dónde llegas”, realizar cosas con las que se está en desacuerdo, el bajo salario en relación al trabajo desempeñado o los “constantes cambios” que tienen lugar en la profesión. En cuanto a las estrategias que utiliza el profesorado ante sucesos “potencialmente estresantes”, destaca que la mayoría del colectivo piensa que afronta estas situaciones “de forma correcta” y que se siente más comprendido por sus compañeros que por sus familiares o amigos.

A la hora de resolver este tipo de problemas se encuentran comportamientos como buscar apoyo emocional en otras personas, autoinculpación o autocrítica, extraer algo positivo de la situación, ocultarla, comportarse como si no existiera o la expresión emocional.

La segunda parte del libro se consagra a analizar los efectos de la respuesta del organismo hacia esa situación que le pone en estrés. Son enfermedades de todo tipo que curiosamente a nadie extrañan, aunque no se lleve a cabo una política de prevención.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s